Límites, necesarios para el buen desarrollo de sus hijos

Se ha comprobado que en los hogares donde los padres establecen límites claros para el comportamiento de sus hijos, los niños tienen menos probabilidades de rebelarse, y son más seguros de ellos mismos, especialmente cuando los padres se toman el tiempo para discutir sus expectativas con ellos.

Según Jim Burns, Fundador y presidente de HomeWord, una organización sin fines de lucro que ayuda a padres, pastores y líderes con capacitación y recursos prácticos en el mundo de habla inglesa, da 5 razones por las que sus hijos estaría agradecidos de tener límites por parte de los padres.

  1. Los límites proporcionan una sensación de comodidad.
    Cuando los niños tienen sus límites claros, saben lo que se espera de ellos y esto genera una sensación de tranquilidad ya que no temen de que las reglas cambien constantemente.
  2. Los límites proporcionan una sensación de seguridad. 
    Los niños realmente quieren saber qué está bien y qué está mal. Quieren alguna orientación en la navegación de la vida. Los adolescentes seguirán probando los límites de vez en cuando, pero los límites claros brindan la estabilidad y la seguridad que les permitirán prosperar y convertirse en adultos responsables.
  3. Los límites marcan el “campo de juego” para la libertad.
    Imagina a dos equipos jugando al fútbol, ​​pero sin que el campo de juego esté marcado de ninguna manera. Imagina que los jugadores no tienen forma de saber qué está “dentro de los límites” o qué está “fuera de los límites”. En el fútbol, ​​un campo de juego marcado es fundamental para jugar. En un campo de juego marcado, los jugadores saben dónde están sus límites. Del mismo modo, los niños quieren que sus padres establezcan límites claros para ellos para que puedan conocer su “campo de juego”, en donde pueden moverse libremente “dentro de límites”. Los límites, de esta manera, en realidad crean libertad, y los adolescentes quieren poder experimentar y crecer en su capacidad de manejar la libertad dentro de los límites que se han creado.
  4. La mayoría de los adolescentes no quieren ser totalmente libres y exclusivamente responsables de sí mismos (todavía).
    Los niños que no tienen límites y están completamente solos en la toma de decisiones tienden a sentirse aislados y corren el riesgo de ceder a la presión de grupo. Los niños cuyos padres han establecido límites claros para ellos, experimentan libertad dentro de los límites y pueden usar estos límites como razones para decir “no” a comportamientos inapropiados. En general, los niños que tienen límites claros simplemente tienen un mejor comportamiento y son menos propensos a participar en actividades de riesgo que aquellos niños que no tienen límites claros.
  5. Los niños quieren ganarse la confianza de sus padres.
    Esta confianza viene por vivir dentro de límites claros. La confianza es un tema de vital importancia para los adolescentes. Saben que contar con su confianza es el camino hacia una mayor libertad y, en última instancia, hacia la independencia de los adultos. Los niños que no tienen límites claros experimentan mayores dificultades para ganarse la confianza de sus padres porque se les deja a sí mismos tomar decisiones de comportamiento que pueden o no resultar aceptables.
    Es por esto que los limites son fundamentales para desarrollar un pensamiento critico en nuestros niños y los ayudará a tomar buenas decisiones en su camino.

Msc. María Luisa Almeida
Neuropsicóloga – coordinadora del DECE

Comments are closed.
diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031